Cómo elegir el relleno más adecuado para tus impresiones 3D - TRIESFERA
1516
post-template-default,single,single-post,postid-1516,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.5.2,menu-animation-underline-bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
cómo elegir relleno impresión 3d

Cómo elegir el relleno más adecuado para tus impresiones 3D

Hoy vamos a hablar del relleno (Infill), un parámetro que debemos definir para cada modelo que vayamos a imprimir y que afecta directamente a la resistencia de la pieza impresa.

Por eso, si eres de los que aún no tiene muy claro cómo elegir el relleno más adecuado para tus impresiones 3D te invitamos a leer este post. Estamos seguros de que te resultará de utilidad y te ayudará a seleccionar con más facilidad el tipo relleno que mejor se ajuste a las necesidades de cada una de tus impresiones.

Pues bien, lo primero que debes tener en cuenta a la hora de escoger el relleno de una determinada pieza son las características y la funcionalidad de la misma.

Es decir, si por ejemplo una característica importante de tu pieza es el acabado superficial, deberás prestar más atención a cómo vas a imprimir sus paredes exteriores y no tanto al relleno interior. Sin embargo, si tu pieza es funcional y va estar sometida a esfuerzos importantes, entonces sí debes centrarte en elegir bien el relleno interior, pues la resistencia mecánica de tu pieza estará directamente relacionada con este parámetro.

Como bien sabes, el relleno se define mediante dos parámetros: el porcentaje de relleno y el patrón de relleno. A continuación veremos cómo influyen cada uno de ellos en la resistencia mecánica de las piezas impresas.

Porcentaje de relleno:

Cuanto mayor sea el porcentaje de relleno mayor será la resistencia de la pieza. Pero también serán mayores el peso, el tiempo de impresión y el coste (asociado a un mayor consumo de material) de la misma.

Por lo tanto, a la hora de definir el porcentaje de relleno debemos de llegar siempre a una solución de compromiso entre la resistencia del componente que queremos imprimir y el tiempo y los costes de impresión. Ya que un menor relleno nos permite crear piezas más baratas en menos tiempo.

La mayor parte de los programas de laminación traen por defecto un porcentaje de relleno del 20%, lo que es perfectamente adecuado para la mayoría de las impresiones. Sin embargo, dependiendo de las aplicaciones de cada pieza deberemos modificar este porcentaje.

Por ejemplo, en el caso de  figuras decorativas se suele utilizar un relleno del 10-20%, ya que si el relleno es inferior a este valor las capas superiores podrían caerse al no haber nada que las sustente, deformando así la parte superior de nuestra pieza.

Para piezas que deban soportar esfuerzos se utilizará un valor de relleno más elevado, entre el 30 y el 60%, dependiendo de la aplicación que tenga la pieza.

Para piezas que vayan a resistir un importante esfuerzo mecánico, especialmente si tienen perfiles delgados o partes pequeñas, se podrá utilizar un valor del 100%, imprimiendo de esta forma una pieza maciza.

Para aplicaciones donde la pieza vaya a ser taladrada o atornillada, se recomienda como mínimo un porcentaje de relleno del 50%. Aunque en este caso también se puede optar por aumentar el grosor de la pared de la pieza, lo que incrementará en gran medida su resistencia.

Otra opción que se puede utilizar para aumentar la rigidez de una pieza es la impresión de capas sólidas entre el relleno, es decir, que cada ciertas capas de relleno se imprima una capa sólida intermedia.

Patrones de relleno:

Existen una amplia variedad de patrones de relleno, debido a que cada software de laminación cuenta con unos patrones determinados. Aun así, nosotros solamente nos centraremos en los cuatro tipos más comunes.

Rectangular (o rectilíneo): Es el relleno estándar más utilizado que viene predefinido en el software de impresión.  Ofrece una resistencia en todas las direcciones y se imprime relativamente rápido.

Triangular (o diagonal): Se utiliza cuando se requiere una buena resistencia en las paredes o cuando se quieren imprimir estructuras largas y delgadas. Este tipo de relleno requiere más tiempo de impresión.

Ondulado (o curvilíneo): Este tipo de relleno es una buena opción para aquellas piezas que necesiten ser blandas y flexibles, de forma que puedan retorcerse o comprimirse. Normalmente se utiliza en piezas impresas con materiales flexibles.

Panal de abeja (o hexagonal): Es un tipo de relleno muy utilizado cuando necesitamos piezas que ofrezcan muy buena resistencia en todas las direcciones.

Si después de todo lo que te hemos contado aun no tienes muy claro que relleno utilizar te damos, a modo de guía, algunos valores orientativos de relleno en función de la funcionalidad de tu pieza.

  • Piezas estéticas: 10-20% de relleno y patrón rectilíneo
  • Piezas genéricas: 20-30% de relleno y patrón rectilíneo.
  • Piezas grandes que vayan a resistir fuerzas mecánicas: 40-50% de relleno y patrón Panal.
  • Piezas pequeñas que vayan a resistir fuerzas mecánicas: 100% de relleno y patrón rectilíneo (al 100% todos los patrones son similares).

Esperamos que  a partir de ahora ya no tengas dudas a la hora de definir el relleno de tus impresiones. De todos modos, si necesitas una pieza y no consigues imprimirla correctamente contacta con nosotros a través de nuestro servicio de impresión, nosotros la imprimiremos para ti.

No hay comentarios

Deja un comentario